Now Reading
Cómo descubrieron a Volkswagen haciendo trampa

Volkswagen está en la crisis más grave de su historia la admitir que falseó los sistemas de medición de gases contaminantes en 11 millones de vehículos diésel vendidos en el mundo. La renuncia de su CEO, la bajada en su cotización en la bolsa y la multimillonaria multa que le va a caer son muestras de ello.

Pero todo empezó hace un año, cuando la Universidad de Virginia Occidental realizaba un estudio sobre energías alternativas. En un laboratorio logró reproducir las condiciones reales de circulación, pero sus datos no cuadraban con los que le había facilitado Volkswagen y en ese momento lo comunicó a la EPA, la agencia de protección medioambiental de EEUU.

El equipo liderado por Peter Mock, director de un grupo medioambiental llamado Clean Transportation, pretendían, curiosamente, demostrar que el diésel era una alternativa limpia y que en autos del mismo modelo de una marca se emitían menos gases nocivos en EEUU que en Europa debido a que sus controles eran más duros.

Mediante un sistema de medición de emisiones que se podía colocar en el maletero de los autos podían analizar directamente los humos que salían del tubo de escape. Fue, precisamente, este sistema lo que condenó a Volkswagen, que había instalado durante seis años un programa informático en varios modelos diésel para que, deliberadamente, esquivar los límites de las emisiones de los gases.

La hemos cagado

n-VOLKSWAGEN-570

Con estos datos, la EPA abrió una investigación a Volkswagen en mayo de 2014. La empresa propuso una solución intermedia y en diciembre de 2014 llamó a revisión a 500.000 vehículos para “una actualización de software”.

Pero la EPA hizo más pruebas y comprobó que las emisiones en carretera seguían siendo superiores a lo permitido. Ninguna de las explicaciones de Volkswagen convencieron al regulador, que amenazó con no aprobar la comercialización de los coches de la marca a menos que solucionase el problema. Fue entonces cuando la compañía admitió que el diseño del dispositivo.

“La hemos cagado por completo”, dijo tras admitir el engaño: “Hemos sido deshonestos con la EPA, hemos sido deshonestos con el consejo de la ARB (la agencia que se ocupa de la calidad del aire en California), hemos sido deshonestos con todos ustedes”, señaló Michael Horn, presidente Vokswagen EEUU.

Ayer, el CEO global de Volkswagen, Martin Winterkorn renunció ante este escándalo. Poco antes había publicado este video ofreciendo disculpas públicas

El fabricante alemán confirma ahora que el sistema se equipó en 11 millones de vehículos diésel vendidos en todo el mundo. En la práctica, el dispositivo “puente” permitiría activar todos los controles de emisiones del coche para que el rendimiento del vehículo se ajustara durante la prueba a los límites oficiales que se imponen a las emisiones.

El mecanismo volvía a desactivarse y se colocaba en la posición normal cuando detectaba que el vehículo era utilizado en condiciones normales de tráfico.

La caída de un gigante

Con este escándalo la marca Volkswagen echa por tierra su pretensión de ser la empresa con mayores ventas de autos en el mundo. En lo que iba del año le estaba ganando la batalla a Toyota.

Los modelos afectados incluyen versiones diésel del Passat, así como el VW Beetle, Jetta y Golf. El Audi A3 también está siendo investigado. El mes pasado, los modelos diésel representaron el 23% de las ventas de la marca VW en EE UU, según la propia empresa.

View Comments (0)

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Scroll To Top