Now Reading
Happy Birthday, la canción más pirateada de la historia

Happy Birthday to you… lalala. Supongo que Cumpleaños Feliz debe ser la canción más pirateada de la historia. Porque, aunque no lo crean, hasta hace poco Warner/Chappell tuvo el copyright. ¡Uy, si Apdayc se hubiera enterado!

Warner/Chappell había ganado, hasta el momento, unos dos millones de dólares al año por los derechos de autor de esta canción. Ya que todo el que hiciese, por ejemplo una película con fines comerciales, tenía que pasar por caja.

Como, por ejemplo, los Simpson…

Pero, ahora, ha tenido que aceptar la decisión de un juez federal de Los Ángeles, George H. King, quien acaba de dictaminar que la canción “Happy Birthday to you” no está sujeta a derechos de autor Por tanto, la canción pasa a ser considerada de propiedad pública y libre de derechos.

comic
El cómic online XKCD celebrando el momento.

La sentencia llega tras la demanda de la directora de cine Jennifer Nelson, que grabó un documental sobre la canción y su origen y que tuvo que pagarle a Warner/Chappell 1.500 dólares por usarla. Sin embargo Nelson utilizó ese documental para llegar a una conclusión: los derechos de autor de esa canción -o más bien, de la letra- no pertenecían a nadie.

La revista Time ha publicado una historia sobre el origen de Happy Birthday y su copyright. Todo empezó con una canción para niños hecha por Mildred y Patty Hill, allá por 1893. La letra no era Happy Birthday, sino “Good morning, dear children / Good morning to all”. Según Wikipedia, la letra con la canción de cumpleaños recién apareció en 1912.

partitura happy birthday

Años más tarde, en los 30, la música se interpretó en un musical de Broadway llamado As Thousands Cheer, en una escena donde se monta una fiesta de cumpleaños. Debido, en parte, a la pupularidad de la obra teatral, la canción se hace cada vez más conocida. Y recién allí donde las hermanas Hill reclaman su derecho, después de 40 años. Esos derechos terminaron siendo revendidos muchas veces hasta que cae en manos de Warner/Chappel.

En resumidas cuentas, después de la sentencia, que indica que la canción –oh sorpresa– es de dominio público, ahora podemos cantarla sin ningún remordimiento.

View Comments (0)

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Scroll To Top