Now Reading
La Moradita de Inca Kola murió. Por fin

Después de una lenta agonía La Moradita de Inca Kola dejará de producirse. Desde su lanzamiento augurábamos las razones de su fracaso y no estábamos equivocados: Olía a fracaso, sabía a fracaso, fue un fracaso.

Fracaso porque nunca entendieron que la asociación de la marca Inca Kola, bebida gaseosa con un color amarillo de un sabor especial, no pegaba con una bebida que imita a la chicha morada.

Fracaso porque no tenía buen sabor, porque imitaba a una bebida natural tradicional.

Fracaso porque no tenía un público bien dirigido y porque fue vapuleada en las redes sociales desde su inicio.

Si lo pensamos bien, la Moradita de Inca Kola no da ni para un buen análisis post mortem. No podemos preguntarnos qué es lo que falló, porque nació con fallas desde el inicio. Nació sorda, ciega y muda.

La Moradita de Inca Kola, además, es el fracaso de un modelo de marketing anticuado. Aquel en el que bastaba con producir algo a gran escala, anunciarlo en medios masivos con una gran inversión publicitaria y esperar a que la gente mansamente lo compre.

Bienvenido a una nueva era, donde es el consumidor el que tiene el poder y si no le gusta algo lo dirá en sus redes sociales y se quejará, y se burlará hasta ver ese producto fuera de los estantes.

Y es que el fracaso de La Moradita es un triunfo de un nuevo modelo en el que predomina el usuario ante todo, en el que hace falta conocer la opinión, probar, preguntar, antes de lanzar una campaña millonaria absolutamente a ciegas.

Es por eso que bailo sobre tu tumba, Moradita, con un vaso de chicha morada bien helada a mi costado. ¡Salud!

View Comments (0)

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Scroll To Top