Now Reading
Por qué sigo comiendo carne de caballo y probablemente tú también lo hagas.

La semana pasada ocurrió una nueva crisis en las redes sociales. La usuaria de Facebook Tania Salcedo tomó una foto de los ingredientes de una bolsa de hamburguesas de carne La Segoviana. En ella decía sin ningún reparo: carne equina.

Por su parte, la empresa La Segoviana, desde su cuenta en Facebook no tuvo inconvenientes en reconocer que usan dicho ingrediente en la elaboración de sus productos: “La carne equina o de caballo que usamos en algunos de nuestros productos (al igual que otras carnes o insumos) es sometida a las regulaciones de nuestro sistema de gestión de calidad”. Además añadió que contaban con todos los certificados sanitarios del caso.

segovianacaballo

La polémica llegó hasta los medios de comunicación. Sin embargo, la empresa ha actuado con transparencia. Está en las etiquetas y estudiarán la manera de ponerlo más visible en el futuro.

Entre los comentarios que han salido en los medios digitales la mayoría de personas se han mostrado a favor de dicho consumo. ¡Dicen que es hasta más nutritivo! Muchos indican que la información estaba en la etiqueta, la empresa cumple con los controles sanitarios y es de conocimiento público que los embutidos se hacen con ese tipo de carnes.

Comentarios en la Fan Page de La Segoviana.
Comentarios en la Fan Page de La Segoviana.

Otras empresas usan el término “carne industrial” y significa lo mismo: carne de caballo o burro, huesos, pezuñas, etc.

Un nuevo consumidor

Es curioso que salga a la luz este escándalo, pero la industria de embutidos siempre ha tenido este tipo de carnes. Ahora la sensibilidad está más despierta y seguramente habrá presiones para que haya información más clara en las etiquetas de dichos productos. Algunas marcas podrán aprovechar la coyuntura y vender hamburguesas con carne 100% de res.

See Also

En el fondo, si se supiera el origen y el proceso de los embutidos que comemos, sin duda muchos nos haríamos vegetarianos.

Por lo pronto hay dos retos: El primero consisten en entender que la transparencia de la información es vital para que el consumidor tome una decisión acorde con sus gustos. En esta época de híperconexión la letra chica se hace grande y lo que se pretende ocultar sale a la luz tarde o temprano.

El segundo va del lado del consumidor. Cada vez somos más exigentes y tenemos una mayor variedad de opciones para escoger. Ya miramos las etiquetas y las subimos al Facebook. Así que poco a poco los procesos deberán empezar a verse. Esta es una oportunidad para que las marcas entiendan que la mayor regulación vendrá por parte del usuario y no por la autoridad sanitaria de turno.

View Comment (1)
  • Muy interesante el post Juan Carlos, me lleva a reflexionar sobre varios temas, como el uso de redes sociales por parte de los consumidores, la información (escasa y pocas veces leída) de las etiquetas, y el manejo apropiado en redes de la marca que originó todo este tema de la carne equina (a diferencia de la respuesta de fast foods de la semana pasada. Un abrazo.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Scroll To Top