Cuando el afamado psiquiatra, autor de libros y profesor universitario, Juan Antonio Vallejo-Nájera atravesó la puerta de su clase, notó que sus alumnos no se pusieron de pie. Esa actitud hizo que inmediatamente abandonase el salón, presentase su renuncia y no volviese a dictar nunca más. Las cosas habían cambiado, se había perdido el respeto y la solemnidad típica del aula universitaria.

El pasado mes, atravesé la puerta del salón para dar mi primera clase de Medios Digitales en la Universidad de Piura; y, por supuesto, los alumnos no hicieron el ademán de ponerse de pie y mucho menos intentaron prestar un mínimo de atención inicial. Esa fue la cordial bienvenida al panorama universitario actual. Un panorama híperconectado, horizontal desprovisto de toda solemnidad.

Esta experiencia como profesor universitario, totalmente nueva en mi carrera, me anima a compartirla con ustedes. De alguna manera es una forma de analizar el panorama actual de los llamados millenials en las aulas universitarias y cómo esto supone un esfuerzo extra por parte del profesor para captar su atención y transmitir conocimiento.

Ser profesor universitario cuando el smartphone es la nueva enciclopedia

large_lecture

Si uno se pone a pensar detenidamente en el avance de la tecnología, notaremos que estos chicos tienen en sus smartphones medios mucho más avanzados de enseñanza que los que yo les podría dar. Si un video de YouTube es más didáctico y aleccionador que lo que pueda decir un profesor universitario en su aula, habría que empezar a replantearse cómo debería ser la universidad del futuro.

Otro punto es reflexionar en cómo se utilizan actualmente las nuevas tecnologías y ayudas audiovisuales en la clase, que tienen que servir como complemento y no como centro de la misma. No se trata de embutir el powerpoint de texto punto 10 o de leer lo que todos pueden ver en la pantalla de proyección.

clase universitaria nuevos medios udep
Mis alumnos de medios digitales de la Universidad de Piura, en un rato de conformación de grupos para trabajo en equipo.

Admito que eso de leer todavía es un error que cometo. Por otro lado, sería incapaz de dar una clase si no tengo un material de apoyo como una presentación, a menos que me sepa muy bien el tema. De hecho siento admiración de los viejos profesores de pizarra y tiza que sueltan su rollo –un rollo interesante, ojo– sin mirar un papel y animando a los chicos a participar.

Un ejemplo de un profesor universitario que usa bien las ayudas audiovisuales sería Michael Sander en su curso de Justicia. Una sola de sus clases en Harvard tiene más de 6 millones de visitas en YouTube. La exposición de Sander pone casos prácticos al comienzo, anima a la participación y luego basta con unos pocos slides para afirmar lo que se explicó con los ejemplos.

See Also

Distracciones ¿De quién es la culpa?

no-cell-phone-sign.png

Finalmente otro reto consiste en lidiar con el poco tiempo de atención que tienen los chicos hoy en día. Ellos prefieren estar con el celular enviando mensajes en vez de escuchar al profesor o actualizando su estado de Facebook.

La solución para algunos es quitar todo tipo de conexión hacia afuera, pero pienso que lo que tendríamos que plantearnos como formadores es encontrar la manera de captar su interés a pesar de estas nuevas dificultades. A fin de cuentas, como dice un viejo dicho, en educación lo que se trata no es de llenar un vaso, sino de encender un fuego.

View Comments (2)
  • Muy buen punto de abordar este tema, es cierto los tiempos han cambiado y la Universidad no es ajena a ello. Hay que afrontar este cambio y tomar la posta cambiemos un poco nuestra forma de dictar clase. ES un gran reto hacer una clase donde el alumno deje el smartphone para atender, y es gratificante ver a alumnos conectados y que al final te digan “profe estuvo bien interesante su clase”, aunque sea de matemáticas, también a veces lo hacen por que ya están en finales y necesitan pasar el curso.

  • Es verdad… hoy por hoy todo está en la nube. esa gran enciclopedia virtud de la cual nos servimos a diario para obtener datos de soporte. Un reto interesante sigue siendo el de formar profesionales con criterio suficiente para aprovechar esa tecnología sin perderse en el uso de la misma.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Scroll To Top