Categorías
Comunicación

Lección #9: Empresas venado vs. Empresas elefante

¿Qué es esto? Lee el fin de una era.

Naaaants een-vwen-yaaaaaaa ma-ba-gee-chi-ba-va
(Inicio Rey León para los que no la entienden)

Serengueti. 7:00 am.
El venado sabe que tiene que correr más rápido que todos, o morirá.

Serengueti. 7:01 am.
El león sabe que tiene que correr más rápido que el venado, o morirá.

Serengueti. 7:02 am.
Todos a correr.

Pero hay uno que no corre. Camina a paso lento y sin preocupaciones. Es el elefante. Va a paso lento, pero seguro, y siempre avanzando.

La empresa venado es rápida y agil, suele ser pequeña y recién comienza. Es una startup. Gente creativa, con todas las ganas, que ni siquiera están pensando en un sueldo fijo. Su organización es horizontal. Son emprendedores, arriesgan todo, ponen toda la carne en el asador.

La empresa elefante es grande y lenta. Tiene años en el mercado y quizá un liderazgo consolidado. Ha pasado por numerosas batallas, victorias y derrotas, pero sigue en pie. Su gente es más burocrática y jerarquizada, se demoran en tomar decisiones y toman pocos riesgos. Les cuesta cambiar y casi nunca lo hacen.

Permiso, voy a pasar.
Permiso, voy a pasar.

Ambas tienen sus ventajas y desventajas. La empresa venado es más débil ante una circunstancia adversas, la empresa elefante tiene más espaldas ante los ataques, sin embargo necesita tener más y ganar más para sobrevivir.

El venado se convierte en elefante

Lo curioso es que a medida que las empresas venado crecen, se van convirtiendo en empresas elefantes. Y ahora, tal como están las cosas, muchas empresas venado se terminan siendo compradas por empresas elefante. Pongamos un ejemplo local.

Bembos, empresa venado que se convirtió en elefante.
Bembos, empresa venado que se convirtió en elefante.

Bembos nació siendo una cadena de hamburguesas con un sabor particular. Era valorada por su calidad y la variedad de salsas que tenían. Muchos recordarán la famosa salsa tártara que hacían. Conforme fue creciendo la variedad fue desapareciendo, los sabores se hicieron más estándares e incluso toda la franquicia fue comprada por una empresa bancaria. Se convirtió en elefante.

¿En donde estás?

En el mundo empresarial tienes que saber en donde estás ubicado. Ya sea si eres trabajador o independiente. Y normalmente trabajarás o para una empresa venado o para una empresa elefante.

venado

Si tienes, por ejemplo, como cliente a una empresa venado, sabrás que tus trabajos no pasarán por demasiadas aprobaciones, pero tampoco podrás cobrarles mucho. Lo bueno es que a lo mejor te pagan a tiempo.

En cambio, si trabajas para un elefante prepárate para lidiar con numerosas reuniones, aprobaciones, borradores y propuestas infinitas. Lo bueno es que no pestañearán si le pones un precio justo. Eso sí, prepárate para cobrar en 30, 60 o 90 días.

Pasa lo mismo si eres empleado de una de estas empresas. Probablemente en la empresa venado ni siquiera te ponen en planilla, pero el ambiente es más divertido y aprendes junto con ellos. En la empresa elefante tienes un sueldo más seguro, pero las decisiones se demoran y tienes que saber adecuarte a las aprobaciones. “Validar” es el término que emplean (y que detesto, por cierto).

Empresas elefante que actúan como venados

Oficinas de Facebook. Un ambiente venado para una empresa elefante.
Oficinas de Facebook. Un ambiente venado para una empresa elefante.

A pesar de todo también existen –son muy raras– las empresas elefante que funcionan como venados. Son grandes, pero rápidos. El reto que tienen es mantener esa velocidad de startup. Muchas de ellas tienen divisiones más pequeñas que compiten y se mueven más rápido. Muchos venaditos que avanzan sin parar.

Un ejemplo claro es Facebook: Con más de mil millones de usuarios, este elefante publicitario se ha empezado a dividir y a comprar empresas que se mantienen independientemente, como Instagram y Whatsapp. Además el año pasado ha empezado a lanzar distintas aplicaciones separadas para cada servicio de la red social: Groups, Mensajes, Páginas; y otras como Hyperlapse que proveen una utilidad distinta y novedosa.

Si te toca trabajar para una de ellas, es como si te hubieras sacado la lotería. Aprovéchalo.

Así que ánimo. Estas son tus opciones en el amplio Serengueti, Welcome to the jungle, baby.

[column size=»one-half»]Lección #8: Cuidado con las agencias.[/column][column size=»one-half» last=»true»]Lección #10: Empresa horizontal y capacidad de iniciativa.[/column]