Categorías
Tecnología

8 lecciones fundamentales de Internet para enseñar a tus hijos

Por como avanza internet, es difícil darse cuenta para numerosos padres de familia cómo poner reglas claras de uso para sus hijos. Muchas veces, las opciones de seguridad por defecto no son suficientes.

De acuerdo con la experta en disciplina con niños Amy Morin hay que empezar a enseñarles mientras van creciendo.

“La lección general es que Internet puede ser una maravillosa herramienta y no necesariamente tiene que ser peligrosa, pero cosas malas pueden pasar”.

Morin recomienda tener conversaciones periódicas sobre el tema en la medida que el chico va creciendo y madurando.

Esto significa que cuando el chico está en primaria, por ejemplo, aprenda a reconocer que Internet tiene contenido adulto y que no abra sitios en los que Papá o Mamá no hayan abierto. Cuando están más grandes, deberían saber cómo enfrentarse al cyberbulling y a contenidos pornográficos; asimismo, a cuánta información sobre ellos mismos deben mantener fuera de internet o bajo las opciones de privacidad.

Mira la lista para concretar 8 lecciones de Internet que debes enseñar a tus hijos:

1. No tienes que agradar a todos en Internet

Es la lección más importante, según Morin. Los chicos no deben hacer caso a todo lo que les piden por Internet. Esto pasa cuando son detectados por un depredador o sucumben ante la presión del grupo. Ellos deberían saber que no tienen que hacer eso.

Este consejo es una manera de establecer límites sin ser muy duros, para estar seguros de que tu hijo está cómodo antes de decirle que se desconecte. Debes repetirle esta lección sin importar la edad que tenga, porque se aplica a chicos de todas las edades.

2. Nos recuperamos de los errores juntos

“Los niños y adolescentes se esfuerzan en cubrir sus huellas”, dice Morin. Antes de que empiecen a cometer errores –como abrir un sitio web inapropiado o enviar una fotografía que no deberían– los padres deben dejarles claro que la honestidad siempre es preferible a esconder los errores.

Morin sugiere hacerles saber que “las cosas pueden ocurrir aunque no tengas la intención de hacer nada malo, incluso sin que sea tu culpa”. La clave es planear con anticipación en caso de que ocurran.

3. Empieza simple

Si un niño mira a sus amigos y a otros parientes unirse a las redes sociales, ellos también lo querrán hacer. Este momento hay que estar atentos para que se inscriban en redes sociales más simples, especialmente cuando son muy chicos.

En lugar de permitir que se unan a Facebook o Twitter, en donde las opciones de privacidad pueden ser muy complicadas y la información privada esta más disponible, Morin sugiere otras plataformas como Pinterest, en donde ellos pueden compartir contenido sobre cosas en un espacio privado. Es una manera gradual de empezar hacia redes sociales más complejas.

4. Las reglas se siguen aplicando en Internet

Aún cuando Facebook y otras redes sociales tienen restricciones de edad para los menores de 13 años, muchos niños mienten sobre sus edades cuando se inscriben. Tus hijos deberían saber que así como no está bien mentir sobre sus edades para entrar a un cine, tampoco deberían hacerlo en el mundo online.

Es verdad que algunos niños son lo suficientemente maduros como para unirse a estos servicios. Sin embargo Morin señala “Muchos de ellos no están preparados para manejarlos. Son impulsivos y eso los lleva a estar más aptos para decir o hacer cosas inapropiadas”.

Los padres deberán determinar si su hijo puede manejar la presión y abstenerse de hacer comentarios duros o insultantes.

5. Quédate con lo que es confortable

En sitios de contenido como YouTube, Morin recomienda a los padres establecer lineamientos específicos basados en los gustos del chico.

“Si tienes un niño que le gusta One Direction, dile que puede mirar videos de One Direction”, dice Morin.

Sin embargo, los padres deben supervisarlos a pesar de todo, porque un video con apariencia de edad apropiada, puede contener también material adulto.

6. No trates de establecer las opciones de privacidad por ti mismo.

Con frecuencia, las opciones de privacidad son muy difíciles de entender para un niño. Por lo tanto son los padres los que deben tomarse el tiempo de hablar sobre la privacidad cuando los niños empiezan a unirse a las redes sociales.

Diles cuándo pueden o no pueden ver lo que publican y enséñales que tienen que ser cuidadosos con la información que comparten. Su contenido puede ser expuesto a mucha gente, explica Morin, si cambian sus opciones de privacidad por accidente o si cambian las políticas de privacidad del sitio en cuestión.

7. El tiempo online es una recompensa

Muchos parientes tratan el tiempo de Internet como una recompensa para el niño, incluso si él o ella se hacen mayores y tienen su propia laptop. Morin está de acuerdo con el uso de esta regla, porque previene malos hábitos mientras se forman para ser adultos.

“Enséñale a tus hijos que está bien tener tiempo sin tantas pantallas. Es bueno para ellos estar a solas con sus pensamientos”, dice.

8. Algunas actividades deben ser supervisadas

La información personal, como los passwords para la computadora de la familia o la tarjeta de crédito, deberían ser ingresados por los padres cuando la situación lo amerite.

Morin recomienda dejar a los chicos que tengan libertad online de manera gradual. Por ejemplo, les puedes dejar usar la computadora solos en un área visible y común. En sitios de compra como Amazon “insistir en que si compran online, son los padres los que deben supervisar y aprobar lo que van a comprar, incluso si están en secundaria y tienen su propio dinero”, afirma.

Fuente: Mashable

Categorías
Fotografía

Tener 10 hijos y ser fotógrafa, una mezcla explosiva

En la rural Arizona, una mamá de 10 usa a sus hijos como modelos. Lisa Holloway es una fotógrafa especialista en exteriores. Su educación ha sido autodidacta y solo usa luz natural.

¿Pero cómo se siente ser una madre de 10? Sus palabras son:

¡Ser una mamá de 10 es asombroso! Mi familia tiene diferentes fortalezas, intereses, talentos y personalidades. Ninguno está nunca solo y mi casa nunca es aburrida, está llena de risas, amor y buena energía. Cuidar 10 niños es un trabajo inmenso y todos esperan que funcione a la perfección. Por nuestra particular situación familiar, de verdad pienso que mis hijos crecerán siendo compasivos y responsables. Toma muchísimo tiempo en planear y organizar. Hay días en que siento que necesito vacaciones, pero honestamente, yo no lo cambiaría por nada del mundo.

Lo que ha aprendido tomando fotos a sus hijos es la paciencia. Y que los momentos más inesperados son los más asombrosos. «Tómalo todo con mente abierta y actitud positiva y la magia ocurrirá».

Al final suelta algunos tips para otros fotógrafos profesionales: Permanecer fieles a su propia visión. No preocuparse por ser uno mismo y explorar nuevas ideas. «Solo hay un TU y eso es lo que hará tu trabajo especial y único». Sin dudas, una súper mamá

leaves

lisaholloway02

lisaholloway03

lisaholloway04

lisaholloway05

lisaholloway07

lisaholloway08

lisaholloway09

lisaholloway10

lisaholloway11

lisaholloway12

lisaholloway016

LisaHollowayLJHollowayPhotography01

Fuente: My Modern Net